4 consejos sobre cómo seguir una dieta y las 3 razones más comunes para evitar los alimentos saludables

Una figura hermosa y esbelta es el sueño de todos los que quisieran ser populares entre el sexo opuesto o simplemente como él. Además, el exceso de peso es un lastre para nuestro organismo. Una de las mejores formas de mantener un estilo de vida saludable es mediante una dieta equilibrada combinada con ejercicio moderado.

La palabra dieta por sí sola asusta a muchos. Las restricciones en la dieta habitual no están al alcance de todos. ¿Por qué nos resulta tan difícil renunciar a nuestras comidas favoritas y cómo podemos aliviar el sufrimiento asociado con la dieta?

1. El poder del hábito

La comida apetitosa está relacionada con su capacidad para evocar sensaciones de placer y placer cuando comemos. No es ningún secreto que cuanto mejor sabe un alimento, más queremos comerlo. El deseo de comernos un trozo de nuestro tarta de queso favorito nos hace seguirlo por la ciudad.

Si siente un fuerte apego a ciertos alimentos, no está solo. Por ejemplo, se sabe que las ratas superan las descargas eléctricas y las heladas severas solo para tener acceso a su comida favorita. Sin embargo, podrían estar llenos o podría haber otro alimento justo enfrente de ellos. Es posible que las ratas no sean el mejor ejemplo, pero aún así te ayudan a comprender qué tan fuerte puede ser un hábito.

2. Efecto postre

¿Alguna vez ha notado que incluso después de una cena abundante logra encontrar un lugar para dos o tres porciones de helado más? Este fenómeno se llama «efecto postre», cuando nuestros cuerpos están listos para ignorar las señales de saciedad al ver una comida deliciosa. Es por esta razón que no es una buena idea tener acceso a comidas extremadamente deliciosas mientras se hace dieta.

3. Sensación de placer

Todo se reduce a los procesos químicos en el cerebro humano. La dopamina es un neurotransmisor que evoca sentimientos de placer y deleite. Desempeña un papel tan importante en el proceso nutricional que comer ciertos alimentos puede tener el mismo efecto que tomar medicamentos.

Cuando comemos nuestra comida favorita, la dopamina nos sumerge en un estado de euforia a corto plazo, que se apodera cada vez más de nuestras papilas gustativas y cerebro. Este aumento de la dopamina nos hace volver a este producto una y otra vez, y también nos obliga a perder el control de nosotros mismos.

Si eliminamos alimentos demasiado apetitosos de nuestra dieta, lo más probable es que experimentemos menos hambre y tengamos menos ganas de abusar de los alimentos. En otras palabras, si desea perder peso, no incluya sus comidas favoritas en su menú.

¿Cómo hacer dieta?

Las dietas no siempre son fáciles de seguir, y cuanto más intentamos ceñirnos a ellas, más difícil se vuelve. A medida que aumenta el hambre, también aumenta la probabilidad de que rompamos nuestra dieta.

A continuación, presentamos algunos consejos útiles:

  • Elija alimentos ligeros: las verduras crudas, la avena sin levadura, las claras de huevo y el yogur natural tienen increíbles beneficios para la salud, incluso si no tienen un sabor distintivo;
  • Comer el mismo grupo de alimentos; debido al hecho de que comerá menos, pero con más frecuencia, su nutrición será más estable;
  • Use menos especias y adobos ya que aumentan el hambre al activar las papilas gustativas.
  • Cocine en casa ya que muchas tentaciones son difíciles de resistir en restaurantes y cafés.

Si evita la tentación y come solo alimentos dietéticos, especialmente en las últimas semanas de la dieta, es mucho más probable que obtenga buenos resultados. Por supuesto, puede que sienta hambre, después de todo, está a dieta. ¡Pero de esta manera, es más probable que logre su objetivo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *